Pedro Waldemar Manfredini: Adiós a un grande que vistió la granate de Club Deportes La Serena

El mendocino que sólo jugó una temporada en Racing Club de Avellaneda y que cumpliera sus mejores años en el fútbol italiano, vistió la camiseta de Deportes La Serena con un grupo de notables que aún recuerdan sus pulcras características y su aporte en uno de los mejores equipos granates de la historia.

“A Pedro Waldemar Manfredini lo compraron a los mendocinos por dos pesos y resultó ser un jugador extraordinario para su época. Extraordinario”, aseguró uno de los comensales en una barra del gran Buenos Aires en la película “El secreto de sus ojos”, que obtuvo el Oscar en 2010 y que retrató no sólo una historia de amor, también la pasión por el deporte. Y este hincha, un enamorado de Racing de Avellaneda, tenía razón.

Manfredini fue un grande del fútbol que falleció el lunes a los 83 años en Roma, que comenzó jugando en Mendoza, su ciudad, en el Deportivo de su localidad, el poblado de Maipú. Luego del breve paso por el cuadro celeste y blanco de Avellaneda, donde cumplió una campaña impresionante en 1958, partió a fines del ‘59 a Italia, donde defendió los colores de la Roma hasta 1965, para luego hacerlo en Brescia y Venezia, donde cumplió una campaña fuera de serie.

En ese contexto, en el fútbol chileno se vivía una época donde jugadores de renombre internacional fácilmente podían vestir camisetas nacionales, más allá de que se tratara de una liga lejana y pequeña, al sur del mundo.

Bajo esa premisa, surgió la posibilidad de que Pedro Waldemar Manfredini llegara a Chile. Y no recaló en las universidades, que vivían un momento espectacular a fines de los ‘60, sino en Club de Deportes La Serena, lo que causó sensación en la época.

El propio Jaime Cortés, reportero de Deportes La Serena en “Gol Gol Gol Golazo” de Radio Mistral lo recordó. “Le pegaba con un fierro. Le marcó un gol de tiro libre a Unión Española desde la mitad de la cancha frente a la tribuna Martín Badía. Era extraordinario”.

Quien tuvo la oportunidad de jugar con él fue el volante Luis Rojas, otro jugador emblemático de la década del ‘60, quien en conversación con Radio Mistral recordó lo que fue compartir una época con este hombre que marcó época en CD La Serena.

“Fue un gran jugador de fútbol y sobre todo muy buena persona. Llegó a La Serena con poco más de 34 años y lo hizo desde Italia, con un tremendo cartel. Además tuvo la oportunidad de defender los colores de la selección de su país, donde fue campeón de Copa América. Es una pena la noticia que me das respecto a su muerte”, recordó.

Incluso, asegura que por su buena “facha” tuvo la oportunidad de ser modelo para algunas revistas, anécdotas que Manfredini le contó a Rojas en los innumerables viajes, donde además tuvo la oportunidad de concentrar en la misma habitación.

Un hombre determinante

Rojas recuerda que Manfredini era un valor altamente gravitante, que cuando no estaba en cancha verdaderamente se notaba. “En alguna oportunidad no logramos hacer nuestras mejores presentaciones al punto de perder como local, lo que nos dolió mucho. En una ocasión, luego de almorzar en el Club de Tenis de La Serena, Pedro levantó la pierna más de la cuenta y se desgarró. Fue justo el día en que jugamos un partido ante Rangers, y nos hizo mucha, mucha falta”, rememoró el volante.

Se trataba de un jugador determinante, al que había que entregarle el balón para que resolviera. “Ganó muchos partidos prácticamente él solo”, añadió Díaz.

A juicio de este destacado volante granate de los años ‘60, quien tuvo la sabiduría para elegir jugadores “calados” fue Dante Pesce, que dejó de existir en el año 2013.

“Tuvo la visión de traer a jugadores como Orfel Cortés o Sergio Cantú. En nuestra tiempo estaba Koscina, Cordovez, Ahumada, Aracena, sin olvidar al “Pocho” Morales y Juan Castillo. Hicimos una gira al norte y Manfredini tenía la capacidad de llenar todos los estadios a los que íbamos”, señaló.

“Tuvo la visión de traer a jugadores como Orfel Cortés o Sergio Cantú. En nuestra tiempo estaba Koscina, Cordovez, Ahumada, Aracena, sin olvidar al “Pocho” Morales y Juan Castillo. Hicimos una gira al norte y Manfredini tenía la capacidad de llenar todos los estadios a los que íbamos”, señaló.

A juicio de Rojas, otra gran característica que tenía el mendocino es que daba muy buenos consejos a los jóvenes. “En alguna oportunidad, le preguntaron qué jugador veía con un gran porvenir en el equipo de Deportes La Serena, y él no tuvo dudas para decir que ese era yo. Eso fue una satisfacción muy grande y creo que en definitiva eso fue un tremendo orgullo”, concluyó.

Una gloria en Italia

Manfredini arribó a Italia el 22 de junio de 1959, comprado por la Roma en 78 millones de liras. Hizo su debut en la Serie A con la Roma el 11 de octubre de 1959 contra Fiorentina, anotando cinco minutos más tarde de su ingreso.

Jugó con la AS Roma desde la temporada 1959-1960 hasta 1964-1965, ganando el ranking de artilleros con 19 goles en 1962-1963, contando 130 apariciones y 77 goles en la Serie A.

También anotó 9 goles en 14 partidos en la Copa de Italia y 18 goles en 20 partidos en la Copa de las Ferias,​ para un total de 104 goles en 164 apariciones con la Roma (promedio de goles: 0.63).

En Roma ganó la Copa Italia 1963-64 y la Copa de Ferias 1960-61. En 1965 pasó al Brescia, donde permaneció un año para firmar por dos temporadas para Venezia, del cual emigró en 1969 para finalizar su carrera en La Serena.

Fuente: Diario el Día – http://diarioeldia.cl/deportes/pedro-waldemar-manfredini-adios-grande-que-vistio-granate

Etiquetado:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: